Críticas de Libros de Romántica

Crítica del Libro La caricia del infierno de Jennifer L. Armentrout

Crítica del Libro La caricia del infierno de Jennifer L. Armentrout

25/04/20171103

Cuando terminé El beso del infierno de Jennifer L. Armentrout estaba desesperada por saber cómo continuaría esta historia y deseaba que su segunda parte, La caricia del infierno me atrapara igual que el segundo, no me defraudó en nada.

No quiero entrar en muchos detalles para no desvelar lo que sucede en la primera parte de esta trilogía, pero la historia continúa unos días después de cómo terminó El beso del infierno.

Layla está en un sin vivir y le es difícil seguir adelante sin Roth, con él se sintió libre y pudo externalizar todo esos sentimientos que nunca pudo sacar a la luz por miedo a lastimar a alguien, pero ahora él no está y debe intentar seguir adelante.

Pero hay alguien que siempre está cuando lo necesita y de la que ella se había enamorado desde que era niña, ese no es otro que su gran amigo Zayne, un guardián que ha vivido siempre a su lado y que siempre la protege, pero ella sabe que jamás podrá pasar nada entre ellos, ya que un solo beso podría hacer que el alma de Zayne desapareciera.

A medida que fui avanzando en la historia me fui enamorando más de Zayne, la autora supo dejarnos caer a los pies de Roth en la primera parte y en esta segunda parte nos dejó ver todo el potencial de Zayne que hace que comiences a dudar... ¿Con quién te gustaría que se quedase Layla?

Mientras los sentimientos entre Zayne y Laya comienza a salir a la luz, los guardianes le ocultan mucho más de lo que ella se imaginaba, ya casi nadie confía en ella, ya que es mitad guardián mitad demonio. Sólo Zayne es el que está siempre para ella. Y se vivirán momentos muy tensos en el lugar que alguna vez llamó hogar.

Roth volverá a escena y la historia se complica aún más, ya que un nuevo personaje aparece, alguien que es capaz de consumir las almas con un solo roce, y tanto guardianes como demonios tendrán que eliminarlo.

Volví a meterme de lleno en esta historia y quería avanzar lo más rápido posible, porque esta autora logra que sea totalmente adictivo y que quieras más, pero a su vez no quieres terminar jamás, porque sabes que te volverá a dejar la miel en los labios y con ganas de mucho más.

Disfruté mucho la acción pero también la lucha de Layla por lo que siente por Zayne y Roth, porque es tanto lo que siente por ambos que le es difícil elegir y a la vez no quiere lastimar a ninguno, pero nada es sencillo, hay muchas piedras por el camino que evitan que pueda entregarse a uno de ellos. A lo largo de la lectura veremos los sentimientos que despierta cada uno de ellos y será difícil ponerse en la piel de Layla.

Si hay un personaje del que me enamoré, a pesar que en la realidad me dan mucho miedo, es de Bambi... No les voy a contar quién es, pero es muy peculiar y me encanta que acompañe a Layla en gran parte de esta segunda parte... También me gustan los "amigos" que tiene Roth en su cuerpo, lo entenderán una vez comiencen a leer esta trilogíawink.

El final, aunque ya lo sospechaba, me dejó con esa desesperación de saber que no tienes el libro para continuar la historia. De lo que estoy segura es que cuando acabe esta trilogía extrañaré a estos guardianes y demonios.

Me declaro fan incondicional de Jennifer L. Armentrout, no hay historia de esta autora que me deje indiferente, me encanta como escribe, como logra que te enamores siempre de sus personajes y que vivas sus historias en primera fila.

Deja tu comentario...

Volver atrás