Reportajes a autores/as de Libros de Romántica

Reportaje a Ana R. Vivo

Reportaje a Ana R. Vivo

24/09/2012
7052 visitas

Nacida en Albacete, donde reside actualmente.

Está casada y tiene dos hijos adolescentes. Cuando terminó sus estudios comenzó a trabajar como administrativo en la rama sanitaria y, hasta hoy, que compagina el tiempo para el trabajo,  con su familia, sus ratos libres para escribir y leer, y sus dos perras y su gata.

Comenzó a escribir sus primeros relatos con apenas trece años y en los recreos del colegio solía leerlos a sus amigas como si fuera un serial por capítulos. Hace unos seis años, fue cuando decidió escribir de una forma más seria y aunque tiene escritas más de seis novelas, contemporáneas, históricas, fantásticas... No mires atrás, es la primera que será publicada.

Sus libros:

  • L.R.: Ana gracias por dejar que te hagamos esta entrevista, es un placer tenerte aquí y tener la oportunidad de conocerte un poco más. Y como siempre darles las gracias a Lorena Luna,  Eva Navarro y a Elena Presedo que a partir de ahora también me ayudará con las entrevistas.
  • A.V.: El placer es mío por compartir mis experiencias, inquietudes y deseos en una web tan entrañable y visitada como es libros de Romántica.

  • L.R.: Con trece años escribías relatos que leías a tus amigas. ¿Tu pasión por la escritura empezó a esa edad, o ya escribías de antes?
  • A.V.: Antes de los trece años me gustaba inventar historias pero no las escribía. Fue a esa edad cuando esos relatos comenzaron a ser algo más largos y a tener un final. Incluso recuerdo cuando jugaba con mis hermanos y yo les daba un guión a seguir como si fuera un argumento, que ellos ignoraban, por supuesto. 

  • L.R.: ¿Cómo es tu rutina a la hora de sentarte a escribir, escribes cuando te viene la inspiración o  lo haces todos los días… tienes días u horarios fijos…?.
  • A.V.: Normalmente procuro sentarme todos los días un ratito. Si hay inspiración, el asunto puede alargarse durante varias horas, si no la hay, apago el pc y  trato de pensar en otras cosas. De todas formas, las ideas van y vienen a todas horas, en las situaciones más inverosímiles que puedes imaginar; igual estás en la cola del super y te viene un diálogo genial, o vas por la calle y recuerdas un cabo que has dejado suelto y tienes que apuntarlo corriendo… Llevo notas por el bolso, en los bolsillos, por todas partes jajaja…

  • L.R.: ¿Tienes manías a la hora de escribir, necesitas música, silencio…?
  • A.V.: Normalmente el ruido no me molesta, suelo escribir en casa, en mi sillón,  porque todos saben que el sillón rojo del salón es mío, con el canal de deportes puesto y mi marido y mi hijo viendo futbol, baloncesto, boxeo… en casa el deporte es sagrado. No suelo escuchar música mientras escribo  pero sí hay determinadas canciones que me inspiran ideas que luego utilizo más tarde.

  • L.R.: ¿Cómo te vienen a la cabeza las historias, qué es lo primero que te imaginas cuando te planteas escribir un libro, los personajes, el lugar, o el contexto…?
  • A.V.: Lo primero que pienso es el título,  el protagonista principal, el lugar y la portada. A veces he llegado a estar una semana buscando  una portada que me inspire para escribir la novela. Es como si la imagen tuviera una historia que contar y yo le doy la oportunidad.

  • L.R.: ¿Cómo logras que cuando leamos tus libros sintamos vivir en primera persona los lugares donde se desarrolla la historia?  En el caso de Acero y Miel fueron la isla de Madeira, en Un hombre solitario fue Grecia… y así con todos los libros. ¿Conoces personalmente esos lugares?
  • A.V.: No conozco personalmente ninguno de ellos, aunque me gustaría. Tal vez por eso trato de plasmarlos con detalle, porque quiero transmitir la sensación de estar allí que siento mientras los describo. Me gusta explicar lo que yo apreciaría si estuviera en Madeira, o en Grecia, en una isla peculiar y llena de encanto; también procuro hacer sentir la tradición de cada lugar, intentar paladear su gastronomía, respirar su aire, sentir su brisa o el frío de las cumbres nevadas de un parque de California…  Al menos es mi intención. Al fin y al cabo mientras escribo una novela me traslado a esos ambientes y procuro que los lectores viajen conmigo.

  • L.R.: ¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos, nos puedes contar algo?
  • A.V.: Sí.  Actualmente estoy comenzando una novela de suspense romántico titulada “Directo al corazón”.  Ya tengo la portada y el título, que ya sabéis que para mí es muy importante.  La trama transcurre entre Nueva York y Chicago y, en realidad, llevo muy poquito, por lo que no puedo contar nada más porque yo tampoco tengo mucha idea de lo que ocurrirá. Eso sí, habrá malos, malísimos, que pondrán en apuros a los protagonistas,  y algunas escenas  picantes que les causarán tensión, además de ansiar una refrescante ducha, porque de eso se trata ¿no? 

  • L.R.: ¿De todos los libros que tienes publicados, cuál te dio mayor satisfacción?
  • A.V.: Bueno, es una elección difícil. Creo que cada uno es diferente y por eso me han satisfecho de distinta  manera. De todas formas, si nos centramos en los publicados en el último año, Niebla en el pasado me ha dado una gran satisfacción porque sus tramas me trajeron muchos quebraderos de cabeza.  Tal vez  eso de, cuanto más difícil mejor, sea cierto. Por otro lado, con Acero y miel me divertí mucho mientras ideaba algunas escenas. Había días que me sentaba frente al ordenador y decía: a ver qué trastada se le ocurre a Joäo para sacar a Karen de sus casillas.

  • L.R.: ¿Qué tipo de lectura lees normalmente?
  • A.V.: Me gusta cambiar de vez en cuando para no saturarme pero normalmente leo romántica actual.

  • L.R.: ¿Sueles participar en la elección de las portadas de tus libros, o dejas que la editorial lo haga todo?
  • A.V.: Bueno, no participo en la elección exactamente. Normalmente te envían algunas portadas que ya han elegido y tú puedes decir cuál de ellas te gusta más o sugerir algunos cambios.

  • L.R.: ¿Por qué te decidiste por el género contemporáneo, has pensado en escribir en otro género?
  • A.V.: Sí, de hecho tengo una novela de romance fantástico y otra histórica desde hace tiempo, pero la verdad es que me siento más cómoda escribiendo contemporánea porque al crearla me da la sensación de que esa historia puede ocurrir en cualquier lugar, en cualquier momento en la actualidad. 

  • L.R.: ¿Piensas que de un tiempo hacía ahora, la novela romántica en España con autoras nacionales está en auge?
  • A.V.: Sí, sin duda. Y no sólo eso, sino que algunas autoras españolas ya están cruzando fronteras cuando eso hace unos años era impensable. Ahora hay muy buenas autoras que son conocidas fuera de España y que están tan bien consideradas como las grandes, que siempre se ha dicho de algunas de EEUU.

  • L.R.: ¿Cuánto tiempo sueles tardar en escribir un libro?
  • A.V.: Entre documentación, escribirlo, corregirlo y demás, unos siete meses.

  • L.R.: ¿Te pones un tope de páginas o según lo que la historia te vaya pidiendo?
  • A.V.: Según vaya pidiendo la historia, aunque procuro que pase de las trescientas cincuenta y que no exceda las cuatrocientas páginas.

  • L.R.: ¿Qué sientes como escritora al ver como las lectoras comparten y recomiendan tus novelas por las redes sociales como por ejemplo Facebook?
  • A.V.: Me siento realizada, y sobre todo muy satisfecha, porque cuando escribes una novela y estás durante meses y meses desmenuzando las almas de unos protagonistas a los que llegas a cogerles cariño, lo que más deseas es que los lectores capten todos los sentimientos que has tratado de transmitir.

  • L.R.: ¿Qué sientes cuando lees comentarios sobre como nos enamoran y como nos hacen sentir tus personajes?
  • A.V.: Siento que las personas que han leído la novela se han metido en la piel de esos personajes y lo único que deseo es volver a crear otros que le provoquen más sensaciones y que enamoren mucho más. En realidad, la reacción de un lector, entre los que me incluyo, por supuesto, hace que el autor trate de superarse a sí mismo para que el siguiente personaje no les defraude.

  • L.R.: Cuando pones FIN a una novela, ¿qué te preguntas en ese momento?
  • A.V.: En realidad no me pregunto nada, pero me siento un poco perdida. Es como si desde ese momento supiera que esas vidas que he desgranado en un montón de folios ya no me pertenecieran en exclusivo.  Algo así como cuando te despides de alguien con quien has vivido algo muy  personal, que sabes que volverás a verle, pero que ya no compartiréis la misma intimidad.  No sé si me explico, jajajaja

  • L.R.: Tras solo un año de iniciar tu debut en el mercado literario, ya tienes varios  libros publicados, con distintas editoriales. ¿Cómo se consigue y qué se siente al ser una autora reconocida, con varias publicaciones, en tan corto periodo de tiempo?
  • A.V.: La verdad es que no me puedo quejar. Supongo que se consigue como todo, con tesón y esfuerzo; sin tirar nunca la toalla y con mucho ánimo porque lo que cuesta es arrancar. Ahora, después de varios libros publicados, sigo trabajando con mucho más esfuerzo, si cabe, porque en mi caso mi mayor crítica soy yo misma y cada vez me exijo más.

  • L.R.: Considerada como escritora de novela romántica donde el suspense adquiere gran relevancia, nos encontramos con Acero y Miel, una historia que, sin faltarle sus tintes de intriga, sí resulta más ligera y distendida. ¿A qué debemos este cambio?
  • A.V.: Desde siempre, me gusta que las historias que rodean a los protagonistas encierren algún misterio que lentamente se vaya  aclarando. Cuando escribí Acero y Miel me apetecía que la trama principal fuera la romántica,  que tuviera mucho más peso, aunque como bien dices siempre incluyo un poco de intriga;  pero si no cambias de vez en cuando de registro, te da la sensación de que no puedes desprenderte de los personajes de la novela anterior.

  • L.R.: Recién publicado Acero y Miel, las reseñas que nos encontramos son muy positivas. ¿Esperabas esta acogida?
  • A.V.: La verdad es que sí, aunque suene un poco pretenciosa, pero como te dije antes, como disfruté tanto escribiéndola, imaginaba que los lectores lo pasarían bien al leerla. Es una novela que me dio mucha pena terminar de escribir; de hecho, comenzó siendo un pequeño relato que luego sumó más y más  páginas.

  • L.R.: El próximo 28 de septiembre, nos presentarás en Valencia, Acero y Miel ¿Qué expectativas tienes?
  • A.V.: Las de reencontrarme con lectoras y autoras de esa tierra, a las que por congresos, viajes,  otras presentaciones, y muchas risas  y ratos divertidos que compartimos en internet, ya considero  buenas amigas. Pasar un ratito comentando la novela, charlar de próximos proyectos y,  en definitiva,  disfrutar de un buen día.

  • L.R.: Aunque cada vez está más en vigor el dar a conocer una obra en las redes sociales, ¿consideras necesario el contacto directo entre autor y lector, a través de la presentación de tus libros?
  • A.V.: Totalmente. El contacto entre autor y lector hace a ambos más cercanos. Saber las opiniones de los lectores a sólo un golpe de ratón, hace que esta sea más real. Cuando sale a la calle una novela, y hay lectores que están esperando desde hace meses que salga, son ellos mismos los que te promocionan y el boca a boca siempre ha sido la mejor forma de propagar una noticia. Hoy en día, las mejores promociones las hacemos los propios lectores cuando comentamos en las redes sociales lo que nos ha parecido esa novela. Y no podemos olvidar la labor de  webs, foros y blogs dedicados a la literatura romántica que siempre nos mantienen en contacto.

  • L.R.: ¿Tu familia lee tus libros?
  • A.V.: Hay un sector de la familia que sí y otro que no; lo cual es de agradecer porque no me gustaría saber la opinión de mi padre sobre algunas escenas hot , jajajaja. 

  • L.R.: Ana gracias por dejar conocerte un poco más, fue un placer tenerte aquí, tienes las puertas de Libros de Romántica para lo que necesites.
  • A.V.: Gracias a vosotras, el placer ha sido mío y os felicito por la maravillosa labor que hacéis con las autoras españolas. Webs como la vuestra son las que hacen que el lector y el autor se sientan más cercanos.

     


Deja tu comentario...

Volver atrás