Reportajes a autores/as de Libros de Romántica

Reportaje a Arlette Geneve

Reportaje a Arlette Geneve

07/12/2011
6441 visitas

Escritora española, Arlette Geneve es una autora dedicada a la novela romántica de corte histórico.

Autora de: Amarte, siempre; Ámame, canalla; La Rendición del Highlander; El carcelero de Isbiliya; Embrujo Seductor; Historias de Navidad; La última cita; Mil y una noches de amor; Waterfallcastle; Las Espinas del Amor.

Según Arlette: “Escribo desde que supe sostener un lápiz entre mis dedos y, como sigo siendo una mente inquieta, disfruto dividiendo mi tiempo entre mis dos pasiones creativas, el diseño y la literatura.”

  • L.R.: Quiero agradecerte el que me concedas esta entrevista, es un placer tenerte aquí y conocerte un poco más, y también quiero agradecer a mis amigas Lorena, Fanny y Eva que siempre me ayudan a hacer las entrevistas.
  • A.G.: Es un privilegio estar aquí con vosotras. Y os retribuyo el agradecimiento. Hacéis una labor estupenda dando a conocer el trabajo de las autoras.
  • L.R.: Cuándo fue la primera vez que escribiste algo, y cuándo fue la primera vez que pudiste publicar un libro?.
  • A.G.: Bueno, comencé a escribir muy pronto. A los doce años escribí un cuento que titulé: Sin miedo, porque de niña me daban pánico las arañas, y ese cuento trataba sobre un niño que lograba controlarlas con la mente. Y a los catorce, escribí un relato de treinta y cinco páginas sobre tres amigas que se reunían en el pueblo después del curso escolar. Lo titulé: Vacaciones en L´Albir.
    Y respondiendo a tu segunda pregunta: Publiqué mi primera novela con la editorial Vía Magna en el año 2007. Fue algo muy sorprendente porque era una autora nueva y completamente desconocida. Para sorpresa mía, me publicaron en trade y con una tirada de 3500 ejemplares. Esos datos no los conocía entonces y no podía valorarlos, pero tiempo después me explicaron que la editorial había apostado muy fuerte por mí, algo que agradeceré siempre. Las espinas del amor fue un éxito que me abrió las puertas a un mundo maravilloso.
  • L.R.: Voy a permitirme un comentario sobre un libro en concreto...Ámame canalla, debo confesar que me quedan muchos libros tuyos por leer (sólo leí Ámame canalla y el Carcelero de Isbiliya, y agradezco el día que los conocí!!)... el Carcelero de Isbiliya me atrapó... pero Ámame canalla me cautivó, me enamoró, y me divirtió... cuándo tendremos la suerte de tener la segunda entrega de la saga Familia Familia Beresford y cuántos libros serán en total, o serán sólo dos?
  • A.G.: Bésame, canalla, saldrá editado en el mes de marzo, salvo contratiempos de última hora. La saga consta de tres libros: tres hermanos, un libro para cada uno. Es mi trilogía canallesca.
  • L.R.: Me imagino que te lo habrán preguntado muchas veces, pero cómo te sentiste cuando el libro El Carcelero de Isbiliya quedó finalista para el premio Planeta?
  • A.G.: No podía creérmelo. Me sentí muy emocionada porque un jurado de célebre reputación, había leído y valorado mi novela hasta el punto de calificarla para la final. Sentí que todo el esfuerzo que supuso escribir la novela, quedaba magníficamente recompensado.
  • L.R.: Como dije sólo leí dos libros, pero además de que me atrapen tus personajes masculinos, debo confesar que tus personajes femeninos me encandilan... me encanta leer libros donde los personajes femeninos siempre tenga algo que decir, que tengan carácter, que no se dejan avasallar por nada ni por nadie... todos tus personajes femeninos son así, o es según la historia que cuentas?
  • A.G.: Describo a las mujeres según las percibo: fuertes, decididas. Emprendedoras, y sabiendo lo que quieren desde el principio. Quizás, en ocasiones, el lector sienta que son personajes muy avanzados para su tiempo, pero la historia está plagada de mujeres que no se dejaron doblegar ni en sentimientos ni en acciones. Gracias a ellas, hoy día podemos disfrutar de una libertad que ha costado miles de vidas femeninas. Mis protagonistas son un reconocimiento a su sacrificio.
  • L.R.: Te ves escribiendo otra cosa que no sea romántica, y en otro subgénero que no sea el histórico?
  • A.G.: El actual cómico me encanta. Mi novela: La última cita, es divertida y nada convencional.
    Cuando termino una novela con un peso histórico importante, necesito perderme entre diálogos mucho más ligeros. Para mí escribir actual es muy fácil, no tienes que manejar datos, fechas, nombres. Si estoy escribiendo una novela contemporánea, no hace falta que mencione nada singular porque se da por hecho. Exite el teléfono, el ordenador, la radio, coches, etc, que el lector sobreentiende, pero si escribes histórica, y con personajes reales, la dificultad viene sobredimensionada porque tienes que envolver al lector y explicarle hasta el más mínimo detalle. No existía la luz eléctrica, ¿con qué se alumbraban? No existía las placas de inducción, ¿cómo y con qué cocinaban? No existían las lavadoras, las duchas de agua corriente, y un largo etc.
    Y aunque me encanta y me siento cómoda escribiendo novela histórica, no descarto ningún género ni época. Me gustaría mencionar que he ganado y quedado finalista en concursos que no son de género romántico.
  • L.R.: Tienes alguna manía a la hora de escribir?
  • A.G.: No, soy una mujer sencilla que escribe en cualquier parte. Siempre llevo una libreta y un boli porque nunca sé cuándo vendrá esa frase brillante que da sentido a una escena. A veces, me he despertado a las cuatro o cinco de la madrugada para anotar las palabras mágicas que durante el día se me han escapado. Mi esposo tiene la gloria ganada.
  • L.R.: Eres crítica contigo misma?
  • A.G.: Mucho, y cuando sin querer me relajo, tengo a mi familia que me canta las cuarenta para que no me duerma entre hojas de laureles, como dicen ellos.
  • L.R.: Piensas que a la autoras españolas se las apoyan a todas por igual, en ciertas web y foros?
  • A.G.: Lamentablemente no. Conozco a varias escritoras a las que han ignorado hasta el punto del desaire, y esto es algo que me sorprende mucho porque son autoras extraordinarias, y además, unas personas maravillosas. Pienso que el mundo de la literatura femenina es muy complejo, y donde debiera existir camaradería y ayuda desinteresada, hay rivalidad y envidia. Ya te digo, una verdadera pena, porque hay cuarenta y siete millones de lectores en potencia ahí fuera esperándonos. Pero bueno, afortunadamente, y al margen de las zancadillas, la que es buena escriendo, lo será siempre.
  • L.R.: Qué tipo de literatura lees normalmente, y que autor o autora es tu preferido, y cuál tu género preferido para leer?
  • A.G.: Con dos hijos lectores voraces, ahora leo más literatura cercana a ellos, pero no tengo un género preferido, sí autores que me gustan como Robin Cook, Virginia Henley, Alfred Hitchcock, Laura Gallego García, etc. También tengo una buena reserva de literatura romántica gracias a las autoras españolas, que se están convirtiendo en mis preferidas. Lo lamento por Garwood, Lindsey y Quick, pero ahora mismo leer a Lena Valenti, Noelia Amarillo, Ariadna McCallen, Claudia Velasco, y un largo etc, es un verdadero lujo. Animo a todas las lectoras a que comprueben por sí mismas lo que digo. Hay en el producto NACIONAL una calidad increíble.
  • L.R.: Si tuvieras que elegir de todos los libros que tienes publicados “tu preferido” cuál sería?
  • A.G.: Mi preferido es uno que todavía no está publicado. Es una novela que me costó un gran esfuerzo porque es muy compleja en la historia y en los personajes. Aunque como recompensa, el resultado final ha sido mucho más espectacular de lo que esperaba. ¡Lo adoro! Aunque debo decir que todas mis novelas contienen personajes entrañables que las hacen únicas: Justin Penword. Kerien McFalcon. Yibrail Ibn Ali. Christopher Beresford… y los que están por venir.
  • L.R.: Acabas de ganar el Premio Terciopelo, de que trata esta nueva novela Mudaÿÿan y porque el cambio de tu nombre?
  • A.G.: Bueno, cuando se concursa en un certamen literario, en la plica que acompaña al manuscrito, deben constar los datos reales del participante. En el concurso Terciopelo concurrí con el seudónimo Clara De Beaumont, pero publicaré como Arlette Geneve. Ya con Planeta ocurrió algo parecido, concursé con mi propio nombre, pero después salí publicada con mi pseudónimo literario. Con respecto a la trama de Mudaÿÿan, todavía no puedo decir nada, pero si conocéis mis novelas, podéis imaginaros que Mudaÿÿan seguirá la mísma línea.
  • L.R.: Que premio literario te gustaría conseguir?
  • A.G.: Por soñar, soñar…. El Nobel de Literatura…. Jajaja. Ahora, en serio. Un premio, por pequeño que sea, significa un reconocimiento al trabajo realizado, y un buen respaldo para consolidar la trayectoria profesional. Siempre he animado a las autoras a que se lancen porque nunca saben qué puerta se les puede abrir. El NO, ya lo tenemos, y por eseo hay que cambiarlo por un ES POSIBLE.
  • L.R.: Que piensa tú familia de todos los premios y éxito que está teniendo?
  • A.G.: Se sienten emocionados como yo. Mi hija Arlet me dedicó unas palabras maravillosas en una carta que envió a sus amigos y que espero compartir algún día con mis lectores. Bueno, copio unas frases de la misma. Confío que no se enfade… “Es una anécdota que cuento siempre que tengo la ocasión. El por qué comencé a escribir. Cuando ella publicó su primer libro y me dijo que no podría leerlo hasta que no tuviera la edad suficiente, me enrabieté tanto que juré que yo escribiría un libro también, se lo dedicaría a ella y lo publicaría. Me prometí que lo haría. Aunque fue ella quién se adelantó al dedicarme el primer libro de su puño y letra. Que fue ella la primera que me hizo llorar, y no al revés. Que fue ella mi ejemplo. A menudo, mamá, dice que son los padres quiénes se sienten orgullosos de los hijos. Yo, hoy, puedo decir que me siento orgullosa de mis padres”.
  • L.R.:  Una vez que terminas de escribir un libro lo vuelves a leer?
  • A.G.: Infinidad de veces, y no simplemente para corregir alguna falta que se me haya podido pasar como un acento o una coma, sino para que me hable, y me conmueva en un sentido o en otro. Varias de mis novelas, casi me las conozco de memoria de tanto como las he releído.
  • L.R: Si tuvieras que elegir, cuál sería “tu libro” de todos los que has leído?
  • A.G.: ¡Qué difícil! Me resulta imposible porque hay varios a los que les tengo un afecto por el momento, lugar, y época, en que fue leído.
  • L.R.: Qué es lo que agradeces de tus seguidores?
  • A.G.: Su fidelidad para seguir leyendo mis historias, y su impaciencia al pedírmelas. Es tan tierno lo que me hacen sentir con sus comentarios. Algunos vienen de tan lejos que todavía me cuesta creerlo. Vienen desde Brasil, Méjico, Venezuela, Argentina, USA, incluso en Japón. Me sorprende lo lejos que llegan.
  • L.R.: Por qué el género histórico y de momento solo ese?
  • A.G.: Porque no solamente quiero escribir una novela de tantas. Mi mayor deseo esque los lectores que me lean, además aprecien y valoren nuestra historia y nuestros héroes. Que los tenemos y muy GRANDES. Parece que nos avergonzamos de nuestro pasado, pero yo solo me averguenzo de los que desean enterrarlo o cambiarlo. Porque no aprenderemos a vivir el futuro, sino conocemos el pasado, y estoy hablando de literatura y no de política. Las autoras angloamericanas realzan y magnifican su historia, y las autoras españolas se dedica a imitarlas. Eso debería cambiar.
  • L.R.: Tus libros tienen una base histórica muy bien documentada ¿Dicha documentación te ha supuesto algún problema a la hora de escribir alguno de tus libros?
  • A.G.: Bueno, el mayor reto al que me enfrento cuando encaro una novela histórica, es no menospreciar una cultura o ideología. En el Carcelero de Isbiliya, por ejemplo, ni los almohades son tan malos, ni los cristianos tan buenos. Cada uno lucha por lo que cree y siente, y ello no lo hace peor ni mejor personaje. No importa que sean ingleses, franceses, almohades o castellanos. Los trato con sumo respeto y los valoro en su justa medida, por ese motivo, creo que mis novelas quedan bien hilvanadas y creíbles. El mejor cumplido que he recibido como autora, fue de un escritor que es, además, Licenciado en Historia, Alfredo Gómez, me preguntó, la primera vez que nos vimos y tras leerse el Carcelero, si era historiadora de profesión. Con comentarios así, sobra todo lo demás.
  • L.R.: Hay un sentimiento general de que el género romántico está infravalorado ¿Qué opinas?
  • A.G.: Que el género romántico tiene su público fiel, y además es muy posesivo. Ese es un dato que no lo cambiará ningún sentimiento generalizado de infravaloración, sea o no cierto.
  • L.R.:  Arlet Hinojosa Martínez, sigue tus pasos andando los suyos propios, y como el buen refrán dice “de casta le viene al galgo”, se alza como ganadora en la sexta edición del Premio Jordi Sierra i Fabra para jóvenes escritores 2011, con su novela “La leyenda negra” con solo 15 años. ¿Cómo te sientes como madre y escritora?
  • A.G.: Como madre, orgullosísima. La veo luchar, esforzarse. Corregir cuando se equivoca. Tiene los pensamientos muy claros, y sabe lo que quiere para su vida y para el futuro. ¿Qué madre puede pedir más? Como escritora, atónita. Es incansable. Despierta. Juega mucho con los personajes, se divierte, pero pinta más que escribe. Hace unos cuadros geniales.
  • L:R.: Arlette agradezco que nos hayas concedido esta entrevista, fue un placer tenerte aquí y conocer tanto de ti y tus libros… Gracias!
  • A.G.: Gracias a vosotras. Ha sido un enorme placer conversar y poder explicar un poquito más sobre mi vida literaria. Hacéis una labor estupenda. De nuevo, muchas gracias.  


Deja tu comentario...

Volver atrás