Reportajes a autores/as de Libros de Romántica

Reportaje a Noelia Amarillo

Reportaje a Noelia Amarillo

08/09/2012
8678 visitas

Su biografía:

Nací en Madrid el 31 de octubre de 1972, una fría noche de invierno en que las brujas, fantasmas y demás seres extraños campaban a sus anchas por la ciudad profiriendo terribles y agónicos alaridos… o tal vez no, tal vez sólo eran mis berridos indignados al verme privada de mi hogar en el vientre de mi madre.

Crecí en un barrio de Madrid, y cuando tuve la oportunidad me mudé a mi propia casa, en la que convivo con mi marido y mis hijas más o menos democráticamente (yo sugiero/ordeno y ellos aceptan o se rebelan según les conviene).

Actualmente trabajo como secretaria/chica para todo, en la empresa familiar, y disfruto como una enana con mi marido y mis hijas... y aunque parezca mentira, encuentro tiempo libre para continuar haciendo lo que más me gusta en el mundo: Escribir novela romántica.

De cuando en cuando, para desconectar, escribo en mi blog algún relatillo breve con el que gamberrear un poco, que es al fin y al cabo de las cosas que más me gustan hacer.

No sé si algún día las demás historias que tengo escritas verán la luz, pero sí sé que me considero una mujer muy afortunada por haber tenido la suerte de poder hacer realidad su sueño.

Sus libros:

  • Falsas apariencias
  • Quédate a mi lado
  • Ardiente Verano
  • Cuando la memoria olvida

Participaciones en antologías:

  • La mirada del amor, en la que participé con el relato “La Voz”
  • Sueños de Navidad, en la que gané el I Premio Narrativa Romántica la Maquina China, con el relato “El corazón de una estrella”.

  • L.R.: Noelia quiero agradecerte que nos permitas hacerte esta entrevista, y como siempre le doy las gracias a mis amigas Lorena Luna y Eva Navarro por ayudarme con las preguntas.
  • N.A.: Muchísimas gracias por contar conmigo, es todo un lujazo ser entrevistada por vosotras!

  • L.R.: ¿Alguna vez llegaste a pensar que la gente se iba a volver loca con tus libros, que después de pasar el tiempo aún sigan recordando a tus protagonistas?
  • N.A.: ¿La gente se vuelve loca con mis libros???? ¡Qué va! Solo se lo pasan bien y se echan unas risas… Eso de volverse locas me parece pelín exagerado (y muy inquietante, la verdad, ufff), me asustaría bastante si fuera así… quita, quita, no quiero que los psicólogos vuelquen sus iras sobre mí! Jajajajaja.  
    De todas maneras, pienso que es normal que se sigan recordando mis protagonistas, y además me hace muchísima ilusión!, yo jamás olvidaré a Kyrian de tracia o a Rhage y su dragoncillo, ¡que hombres!!!


  • L.R.: ¿Desde cuándo escribes?
  • N.A.: Desde siempre. Ya desde niña era un culo de mal asiento, y mis padres y mis profesores se dieron cuenta de que la única manera de mantenerme entretenida (más o menos) era dándome un libro… el siguiente paso fue empezar a escribir mis propias historias… 
    De cría los libros infantiles me parecían… infantiles. Yo quería dragones, espadas, peleas, cuevas ocultas y tal, pero claro, con cuatro o cinco años no tenía capacidad de leer la Isla del Tesoro, y por tanto, me inventaba mis propias historias. Cuando ya tuve cabeza para leer cosas más extensas, descubrí a Michael Ende, y un nuevo universo se abrió ante mí… si él podía crear comepiedras, gnomos, tortugas milenarias y parlanchinas, duendes y demás personajes fascinantes en la Historia Interminable, por que yo no?? Y eso hice. Crear mis propias aventuras…


  • L.R.: ¿Por qué escribes erótica, qué hace que una autora se decante por la erótica?
  • N.A.: Bueno… Yo no considero que todo lo que escribo sea erótico.  Al contrario. Para mí, la única novela erótica que he escrito ha sido Ardiente Verano, el resto son historias románticas con tintes eróticos (muchos tintes eróticos, sip, pero no eróticas al cien por cien).
    ¿Por qué me decanté por la erótica? Mmm… es un género por el que siempre me he sentido atraída. Pero no es solo eso, considero que el erotismo es inherente a la vida, sin sexo, la vida se extinguiría.
    Me da mucha rabia comprobar que, muchas veces, se sigue considerando el sexo y por ende los libros de género romántico erótico, como algo tabú, “grosero”… en serio, ¿cómo puede considerarse grosero un canto al amor, a la pasión y a la vida?
    Me gusta escribir escenas eróticas porque, además de pasármelo pipa escribiéndolas,  me parece lo más normal del mundo… La única manera de trasmitir por completo lo que mis personajes sienten.


  • L.R.: ¿Siempre escribiste romántica o erótica o también escribes otro tipo de género?
  • N.A.: Mmm… siempre escribo sobre el amor… ya sea amor romántico, erótico, familiar o amistoso. Me gusta variar escenarios, personalidades, conceptos… He escrito historias súper eróticas en un pueblo de la sierra o en un mundo inventado, historias románticas con tintes eróticos situadas en un barrio de Madrid en época actual, historias cuya base es el amor a la familia, y en las que no hay un solo beso, ambientadas en la guerra civil española; relatos cortos sobre el amor de un árbol hacia un barrio, o sobre el amor-odio de una dentadura postiza hacia sus dueños…
    Creo que puedo decir sin temor a equivocarme que escribo todo lo que se me pasa por la cabeza… soy muy inquita, me llaman la atención las cosas más inverosímiles, y creo que eso se nota en mis historias… me gusta cambiar, probar cosas nuevas, y no me paro a pensar si van a ser eróticas o románticas, solo quiero que trasmitan lo que a mí me hacen sentir.


  • L.R.: ¿Escribes todos los días, o sólo cuando te viene la inspiración?
  • N.A.: Más bien escribo cuando consigo tiempo para hacerlo, uf, entre la casa, las niñas, el trabajo, a veces es pelín complicado...
    Por supuesto también es necesario que los “musos” colaboren (yo no tengo musas, tengo musos, en masculino jejeje).  A veces parece que se resisten a aparecer, que nos dejan tiradas, pero, con el paso del tiempo, he aprendido que se puede intentar “invocar” a los musos, tentarles para que aparezcan y te cuenten sus historias, ¿cómo? Creando una rutina a la hora de escribir.
    Creo que si nos acostumbramos a sentarnos frente al pc cada día, aunque sea unos pocos minutos, las ideas, la inspiración, los musos, o como lo quieras llamar, toman la costumbre de aparecer y susurrarnos al oído. Es algo así como los niños y los deberes, cuando se pasan todo el verano sin hacer nada, coger la rutina en septiembre es horroroso, pero sin embargo, en octubre, cuando ya la han cogido, los estudios no son tan duros… lo mismo pasa con cualquier trabajo, cuando estamos ociosos es muy complicado comenzar a trabajar, pero si tenemos una rutina, el trabajo sale (sip, con mucho esfuerzo, pero sale).
    La escritura es igual, si no se escribe nunca, si empezamos una historia y la dejamos durante dos meses en barbecho, es dificilísimo retomarla, parece que las ideas se escapan, que las palabras se esconden… Pero si escribimos aunque solo sea un ratito cada día, las palabras fluyen y la inspiración permanece con nosotras, como un faro iluminando la oscuridad.
    Por tanto, intento escribir todos los días, ya sea una entrada en el blog, un artículo o un capítulo del libro, porque de esta manera, tengo mi rutina creada y a mis musos contentos y rondando en mi cabeza y, si algún día consigo más tiempo libre del normal, ese día lo aprovecho al máximo, porque todo lo que necesito, inspiración, palabras, está al alcance de mi mano, ya que he trabajado día a día para que estén siempre junto a mí.


  • L.R.: ¿Tienes manías a la hora de sentarte a escribir?
  • N.A.: ¡Muchas! Solo escribo en mi ordenador y con mi teclado (el día que se me rompa, me da un ataque, uf). Además tengo que hacerlo en Times New Roman 12 con doble espaciado (de hecho, he cambiado la letra a esta entrevista por eso mismo, porque soy incapaz de escribir en otro formato). Necesito estar cómoda (sip, soy la típica escritora que escribe en chándal y camiseta), escuchar música (y depende de lo que escriba, así será el tipo de música), y tener en la mesa un vaso de coca-cola con mucho hielo (que normalmente me olvido de beber), y un cenicero con cigarrillos consumidos que me olvido de fumar… ah, y mi bolígrafo bic en las manos, para cuando me surja alguna duda, poder morder el capuchón a conciencia (sip, sé que el pobre bolígrafo no me ha hecho nada, pero no puedo evitarlo… es él o mis uñas…). Y por último, no escribo nada si no tengo abierta la web de la RAE en el navegador.

  • L.R.: ¿Tienes libros escritos aún sin publicar?
  • N.A.: Sip. La verdad es que, como decía en una pregunta anterior, soy muy inquieta, si a eso le unimos que, además, necesito exteriorizar todo lo que me pasa por la cabeza y que no veo la tele, obtenemos como resultado que cada segundo que tengo libre (y que no tengo libre), lo utilizo para escribir…
    Ahora mismo, tengo escritas y sin publicar: “EMM”, una novela corta ambientada en la guerra civil española (no es romántica), “ESDV” una historia de fantasía romántica erótica ambientada en un mundo inventado en la baja edad media y “¿Suave como la seda?” Que será la tercera parte de la serie Amigos del Barrio (la novela de Darío, el hermano de Ruth).
    También estoy escribiendo el libro de Héctor (la que será la cuarta entrega de la serie), y he escrito bastante de una historia que me subyuga, la de Lucas, pero la he tenido que dejar parada porque Héctor ha entrado fuerte y no me dejaba tranquila (y claro, imaginaos tener todo el día a un personaje en la cabeza, contándote cosas, dándote la tabarra para que le escribas su historia… vamos, que es un avasallador, me ha tocado dejar en barbecho al pobre Lucas, y ponerme con Héctor sí o sí ufff)


  • L.R.: Hemos visto algunas de tus presentaciones, te hemos visto en persona, y relacionamos tu carácter alegre y desinhibido, con tus libros. Tu última publicación, Quédate a mi lado, romántica y no erótica, ¿qué tiene de Noelia Amarillo?
  • N.A.: Todo, lo tiene todo.
    Tiene mi parte gamberra en los personajes de Roman y Scooby. Mis inquietudes y mis miedos por la forma en que la sociedad actual cierra los ojos y decide vivir en la ignorancia están volcados en la figura de Jared. Mi faceta borde y desconfiada tiene su vivo reflejo en Nur y Anny. Mi deseo de ser alguien mejor está encarnado en Dolores. Y mi preocupación por el mundo que nos rodea, y que nos estamos cargando, nos lo muestra Jared en lo que experimenta al final del libro.


  • L.R.: Aún no conocemos la historia de Darío y ya nos tienes intrigada con Héctor, que es “casi el último” de la Serie Amigos del barrio. ¿Cuántos libros comprenderán la serie?
  • N.A.: Ups, que pregunta más complicada… yo quiero que sean cuatro + uno, pero como es una serie en la que constantemente surgen nuevos personajes, tampoco me atrevo a asegurarlo al cien por cien, no vaya a ser que aparezca alguno que haga lo que Héctor y no me deje vivir tranquila hasta que escriba su historia… Pero vamos si todo sale como yo quiero que salga, serían: Falsas Apariencias (Luka y Draculín), Cuando la memoria olvida (Ruth y Marcos), ¿Suave como la seda? (Darío y Ariel), TN (Héctor y Sara) + uno.

  • L.R.: Sigues con nuevos proyectos en mente. Tus historias, hasta ahora eran actuales y eróticas pero te atreves con otros géneros dentro de la romántica (Quédate conmigo), y además parece que Lucas, uno de tus próximos personajes, se centrará en otra época. Siempre hemos pensado que eres una autora inusual, y que no te ciñes a la corriente del mercado, sino que creas tu propio horizonte. Por tanto, ¿a qué se deben estos cambios? ¿Están ligados a algún cambio personal? ¿O son los personajes los que te indican el camino?
  • N.A.: Se deben a que soy un culo inquieto y tengo muy mala leche… Vamos, que soy una bruja piruja en toda regla jajajaja.
    No, ahora en serio. Soy una persona muy curiosa, me gusta probar cosas nuevas, emprender nuevos desafíos, cambiar de escenarios y personajes… Disfruto buscando información sobre cosas que en un momento dado me llaman la atención, y me encanta aprender lo que no sé.
    Todas mis novelas surgen de escenas cotidianas que se transforman en sueños y estos en historias. Darío surgió del gimnasio que hay sobre el mercado al que voy a comprar, y su chica de una compañera de trabajo vestida con mono de electricista y manejando una carretilla elevadora… La historia de Héctor es de una merienda familiar en las salinas de la Mata…
    Por tanto, y respondiendo a tu pregunta: no, no están ligados a ningún cambio personal. Y sip, son los personajes los que aparecen sin más y me cuentan su historia… y se ponen pesados, y no me dejan en paz, y claro, me toca escribirla. Jajaja.


  • L.R.: Sino me equivoco, comentaste una vez  que estabas con una novela que tenía toques de fantasía y paranormal, ¿será tú próxima novela, nos puede contar algo?
  • N.A.: ESDV, sip, es una novela de fantasía romántica erótica… una historia que me chifla, pero, por ahora no será mi próxima novela en publicarse… Ains, la verdad es que no puedo contar nada de ella… Pero si os anticipo, que la próxima (muy próxima), será ¿Suave como la seda?

  • L.R.: Como surgen tus personajes en la cabeza, que es lo primero que piensas, en la historia o te surge un tipo de protagonista y a partir de ahí le das forma a la historia?
  • N.A.: Lo primero que surge es una escena.
    No tiene que ser la primera escena del libro… normalmente es una escena que no tiene conexión con nada, una escena que me subyuga, que me hace preguntarme: ¿Por qué han llegado a esta situación?, y claro, en cuanto me lo pregunto, mi cabeza comienza a elucubrar “Y si ha pasado esto?” “Y si ha pasado lo otro?”… y de ahí a esbozar unos personajes, decidir un escenario y una época va un paso… luego, comienzo a escribir y los personajes me van guiando desde el principio hasta esa escena que tanto me llamó la atención…
    Un ejemplo de esto que os digo, está en “Cuando la memoria olvida”. Terminé de escribir ese libro, y cuando estaba a punto de poner: FIN, me vino a la mente Darío… triste, lloroso y pensando en una chica… Y yo no sabía quién era esa chica, ni porque Darío estaba tan cabizbajo… y necesitaba saberlo, lo añadí al epílogo, y de ahí salió ¿Suave como la seda?

  • L.R.: ¿Por qué crees tú que les cuesta tanto a las editoriales apostar por el producto nacional?
  • N.A.: No lo sé…
    La verdad es que esta es una pregunta que no sé responder, porque en mi caso sí siento que han apostado por mí, y mucho. Sí es cierto que he tenido que luchar por ser publicada, como todo hijo de vecino, pero no he vivido los tiempos tan complicados de hace cinco o seis años, cuando era imposible encontrar a una sola autora española entre los títulos de romántica.
    Ahora esa tendencia está cambiando, cada vez somos más autoras patrias las que publicamos, y yo creo que eso es muy bueno. Tenemos la misma calidad que las autoras extranjeras, trabajamos con idéntico ímpetu, y luchamos por nuestros libros como la que más… Imagino que, poco a poco, conseguiremos estar a la par con el resto de autoras de otros países…


  • L.R.: ¿Crees que la editoriales hacen todo para que una vez que editan un libro de una autora/o darle la mayor publicidad posible, o simplemente esperan a que se venda por si solo? ¿Crees que deberían innovar un poco y apostar más por el producto que editan, a la hora de promocionarlo?
  • N.A.: Uff, depende de la editorial.
    He trabajado con editoriales que no han hecho ningún esfuerzo por publicitarme, otras se han movido un poquito, y una, solo una, Terciopelo, se ha volcado por completo, no solo en mí, sino en todas sus autoras. Y se lo agradezco infinito.
    Creo sinceramente que cualquier editorial que publique a un autor/a, lo hace con el propósito de promocionarle y darle todo el apoyo posible, pero a veces, se enfrentan a escollos imposibles de soslayar. Para contar con el apoyo y la publicidad de los medios de comunicación  (y ojo, no hablo de televisiones, periódicos o radios más o menos modestos, sino de los grandes grupos de comunicación), para contar con su apoyo, que NO es gratuito, se necesita hacer un gran desembolso de dinero, y tal y como están hoy las cosas, eso es bastante jodido.
    Y, además de ese gasto económico, hay que tener muy en cuenta, que, por desgracia, la romántica sigue siendo un género denostado por muchos en España. Si para un autor de novela negra (por poner un ejemplo), es complicado ser publicitado en un canal nacional, para una autora de romántica es casi imposible.
    Mmm… te pongo el ejemplo de 50 sombras de Grey. Esta novela ha tenido una promoción brutal, pero en ningún medio de comunicación de los “grandes” (televisión, prensa escrita, radio) se la ha calificado como romántica. La han llamado “porno para mamás” (odio ese término), han dicho de ella que “es la novela que todo el mundo lee”, pero jamás, nunca, han dicho que era de género romántico. Y, nos pongamos como nos pongamos, es romántica. Entonces… ¿si hubieran dicho que era romántica… hubiera tenido el mismo éxito??? De hecho, ni siquiera está publicada en un sello romántico, sino generalista…


  • L.R.: Estamos viendo que una buena campaña de marketing siempre hace mucho a la hora de dar a conocer un libro, pero yo soy de la opinión que el boca a boca es lo más importante, qué opinas tú…
  • N.A.: Tenemos grandes ejemplos de que el boca a boca puede ganar por goleada a la publicidad más brutal. En cine, hubo una película que todo el mundo pensaba que iba a pasar sin pena ni gloria, pero a las personas que fueron a su estreno les encantó, se lo dijeron a sus amigos, estos a su vez se lo dijeron a otras personas, y esta película fue una de las más laureadas y vistas de su década, además, es una de mis películas favoritas: Tomates Verdes Fritos.
    Por supuesto que sí, el boca a boca, es muy importante, puede hacer visible lo que parece invisible, y eso no hay publicidad que lo consiga. Y no solo eso, yo creo que es lo más gratificante que le puede pasar a cualquier trabajador, ya sea escritor, cineasta, actor, electricista, camionero… que a alguien le guste tu trabajo y te recomiende a otro alguien que a su vez, también le guste y te recomiende a otro alguien, esa cadena de gente a la que has gustado y que te recomienda… es lo más maravilloso que te puede pasar en la vida.


  • L.R.: Para mí una buena portada y que sea llamativa es muy importante en un libro, ya sabemos los golosos que son los ojos, has opinado a la hora de poner las portadas a tus libros, o la editorial es la que decide sin la opinión de la autora/o.
  • N.A.: Mmm… la portada, como bien dices, es super importante en un libro, pero también es muy complicado elegirla, no me gustaría ponerme en la piel del editor, es una responsabilidad terrible. Además, hay que tener en cuenta que lo que le gusta a una persona, puede disgustar a otra… Luego están las tendencias de moda… Aún recuerdo aquellas portadas antiguas en las que salía una chica frágil, indefensa, casi desvanecida, abrazada por un hombre enorme de pecho descubierto (y daba igual que la novela aconteciera el Alaska, el hombre, iba despechugado sí o sí)… eran horrorosas para mi punto de vista… pero lo mismo para otra persona eran preciosas…
    Es complicado, muy complicado.
    Sobre lo que me preguntas… algunas de las editoriales con las que he trabajado han creado la portada y me la han mostrado, sin más. Y en otras me han pedido opinión, e incluso me han dejado poner mi granito de arena.


  • L.R.: ¿Qué libros lees normalmente, lees romántica o te decantas por otros géneros?
  • N.A.: Lo que más leo es romántica, es lo que más me gusta. Pero también me fascina la fantasía épica. De hecho, soy muy ecléctica en gustos, no depende del genero, si no del estilo del autor y de lo que me trasmita la novela.

  • L.R.: Si tuvieras que elegir el libro que más te gustó de todos los que leíste cuál sería.
  • N.A.: Sin dudarlo: Dioses menores, de Terry Prattchet… es increíble!!

  • L.R.: Y de tus libros, cuál fue el que te dio la mayor alegría.
  • N.A.: Todos.
    Cada vez que termino un libro, y se lo paso a mis amigas y me escriben diciendo que les ha gustado, me subo por las nubes de la felicidad. Y si alguna editorial decide publicarlo, entonces me vuelvo loca de contento… Pero el sumun de la alegría es cuando recibo mensajes de lector@s que me dicen que les gusta el libro, uffff, eso ya es… lo más.
    Todos mis libros me han dado las mayores alegrías… no puedo decir que alguno me hizo más feliz que otro, porque estaría mintiendo… son mis hijos, ninguno es más que otro. 


  • L.R.: Muchas gracias por esta entrevista, ha sido un placer tenerte aquí y conocerte un poco más.
  • N.A.: Muchas gracias a vosotras, ha sido un placer y un privilegio! 


Deja tu comentario...

Volver atrás