Reportajes a autores/as de Libros de Romántica

Reportaje a Patricia Sutherland

Reportaje a Patricia Sutherland

12/06/2012
8325 visitas

En el año 2006 se planteó publicar, fruto de esa decisión nace Jera Romance, web que actualmente alberga y da nombre a su colección romántica.

Profesionalmente, su vida se ha desarrollado al margen de la literatura, en el mundo competitivo de las empresas multinacionales. Lo que acabó por convencerle de que pertenecía al género de “escritores” fue su devoción por los rincones tranquilos donde la imaginación vuela a sus anchas, y su fobia a teléfonos, avisos tipo “tienes un email” y demás métodos actuales de tortura psicológica.

Sus libros:

  • Serie Sintonías (de la que habrá nueva edición en 2012): Bombón, Primer amor , Amigos del alma
  • Princesa
  • L.R.: Antes de empezar quiero agradecerte por dejar que te hagamos esta entrevista, es un placer tenerte aquí. P.S.: Y como siempre agradecer a mis amigas Lorena Luna y Eva Navarro por colaborar con la entrevista.
  • P.S.: ¡Al contrario, gracias a ti y a tus colaboradoras por vuestro interés en mi trabajo!

  • L.R.: ¿Cuándo comenzaste a escribir, y qué fue lo que te motivó a hacerlo por primera vez?
  • P.S.: Escribo desde niña. Primero fueron los diarios personales, luego vinieron las pequeñas novelas de aventuras y cuando quise darme cuenta, las historias sobrepasaban las trescientas páginas... El primer recuerdo formal que tengo es  un libro ambientado en Egipto que le regalé a mi madre. Estaba escrito a mano y las portadas eran de cartulina con un dibujo hecho por mí de la pirámide de Gizeh. Tendría doce años más o menos. ¿Qué me motivó a escribir? No tengo la menor idea.  Es algo que surge espontáneamente; aún hoy mantengo un diario personal así que aunque no esté trabajando en una novela o en un artículo, de todas formas, empiezo el día escribiendo. Lo necesito. Si no escribo, me siento rara.

  • L.R.: ¿Qué tipo de literatura lees, eres de lectura romántica, o además lees otro tipo de género?
  • P.S.: A la literatura romántica, llegué tarde como lectora. Hace cuatro o cinco años que la leo, nada más. Aún así, apenas representa un 30% del total de mis lecturas. Leo muchísima no ficción -temas relacionados con la psicología, la antropología y las medicinas tradicionales y alternativas, que me encantan-, y dentro de la ficción leo un poco de todo, especialmente novela negra.

  • L.R.: ¿ Te atreverías a escribir en otro género que no sea el romántico?
  • P.S.: ¡Sí! Me encantaría escribir una novela negra, por ejemplo.

  • L.R.: ¿Qué piensa tu familia de todo esto, leen tus libros, te dan su opinión ?
  • P.S.: Me apoyan, pero no me leen (no les va la romántica). Les gusta la idea de tener una escritora en la familia :)

  • L.R.: ¿Si tuvieras que elegir un libro que te haya dejado huella, cuál sería?
  • P.S.: ¿Uno solo? Mmm, no sabría con cual quedarme. Hay tres que recuerdo de manera muy especial por distintas razones: “La condición humana” de André Malraux porque me impactó su crudeza; “Más grandes que el amor” de Dominique Lapiérre porque me emocionó hasta las lágrimas -lloraba, literalmente- y “Los 7 minutos” de Irving Wallace porque fue la primera vez que experimenté esa sensación única de estar tan enganchado a una historia que no puedes soltarla: eran 500 ó 600 páginas con un tipo de letra  pequeño y aún así, lo devoré de un tirón.

  • L.R.: ¿Y de los cuatro libros que tienes publicado, puedes elegir  tu preferido?
  • P.S.: ¡Menudo compromiso! A ver, el libro que más me gustó escribir fue Amigos del alma, la última entrega de la serie Sintonías. Me encanta el tema que aborda -almas gemelas- y adoro a la pareja protagonista. Dicho lo cual, Princesa siempre ocupará un lugar especial en mis recuerdos, un lugar que se ha ganado a pulso por la cantidad de sorpresas y alegrías que me ha deparado desde que viera la luz, en abril de 2011.

  • L.R.: ¿Qué autora/or es tu preferido a nivel nacional y dinos otro a nivel internacional?
  • P.S.: Imagino que hablamos de romántica, y aunque es un poco osado porque me quedan muchísimas autoras por conocer, me mojaré. Mi favorita nacional: Olivia Ardey. Mi favorita anglosajona: Suzanne Brockmann.

  • L.R.: ¿Tienes más libros escritos que aún no has publicado?
  • P.S.: Sí. Varios están en la cola de publicación. Otros nacieron “sólo para mis ojos” y así continuarán.

  • L.R.: ¿Actualmente tienes algún nuevo proyecto, veremos un nuevo libro a la venta en poco tiempo?. Si es así, nos podrías contar algo sobre él.
  • P.S.: Estoy trabajando en una pentalogía y espero que la primera entrega salga a la venta a finales de 2012. ¡Crucemos los dedos para que no haya retrasos imprevistos! ¿Contarte? Poco, ya sabes que lo mío son las sorpresas. ¿Te conformas con que te diga que está ambientada en Nashville, Tennessee, la capital mundial del country? ;)

  • L.R.: Comentas en tu blog que escribes seis días a la semana, y aunque la inspiración sí está en tu vocabulario, en lo que crees es en el trabajo continuo, ¿Cómo se plantea eso frente a un papel en blanco, día tras día?
  • P.S.: Si crees que lo que haces depende de las musas, te quedas a esperarlas. Yo creo que mis historias dependen de mí, de mi determinación de contarlas, de mi capacidad de poner palabras sobre un papel. No necesitan ser palabras maravillosas ni frases perfectas. Sólo tienen que cumplir la función de sacar la historia del abstracto y traerla a la existencia. Una vez que están sobre el papel, trabajo con ellas, las moldeo a mi gusto. Escribir, como ves, en realidad, es re-escribir. Para mí, esto tiene todo que ver con la disciplina de sentarse y poner una palabra junto a otra, y nada que ver con las musas.

  • L.R.: ¿Qué necesitas para inspirarte y escribir, música, silencio, etc?
  • P.S.: No necesito nada especial más allá de los utensilios de trabajo: un ordenador o en su defecto, papel, lápiz y goma de borrar. Si puedo elegir, entonces, añado un lugar -mi estudio- y sonido -mi música favorita-, pero también he escrito en un bar lleno de gente.

  • L.R.: Te gusta escuchar Jazz, ¿Cuánto hay del jazz en tus novelas?
  • P.S.: De forma directa, nada. Cuando hay jazz, sólo hay jazz. Es una música que me absorbe completamente. Así que para mí la elección es clara: o escucho jazz, o escribo.

  • L.R.: Ahora hablemos un poco de tu último libro Princesa, parece que en las redes sociales está siendo un boom, crees que el “boca a boca”, en este caso  te ha ayudado a publicitar más tu libro?.
  • P.S.: Sin ninguna duda. El éxito de Princesa es una resultado directo del boca-a-boca. Son las lectoras y sus recomendaciones apasionadas las que están haciendo que se hable de la novela, que otras personas quieran leerla. Ver cómo la “locura” se extiende, presenciarlo, es la experiencia más emocionante que he vivido como autora. Hace que me sienta profundamente agradecida y me confirma algo en lo que he creído siempre: nada es posible sin la colaboración y el apoyo de quienes nos rodean. Impone saber que tengo tanto que agradecer a personas que ni siquiera conozco, impone muchísimo.

  • L.R.: ¿Pensaste cuando escribiste Princesa que tendría tan buena aceptación?
  • P.S.: Confiaba en que me dejaría en buen lugar, en que sería un buen primer paso de una larga carrera literaria, pero soy demasiado racional para contar con algo como lo que ha sucedido. Dejando a un lado razones de tanto peso como que en el momento de la publicación a Patricia Sutherland solo la conocían en su casa a la hora de comer, y que Princesa es una autopublicación -algo que en nuestro país todavía es incluso peor que el hecho de que yo sea novel-, un libro necesita una buena distribución para tener éxito, y no es el caso. Ni en el mejor de mis sueños, habría imaginado algo así.

  • L.R.: Seguimos con Princesa: ¿Qué fue lo primero que se te ocurrió cuando te planteaste escribir este libro, qué fue lo primero que te vino a la cabeza?
  • P.S.: La idea surgió hace unos años porque era un tema que me atraía. Cuando veía en la tele parejas tipo Susan Sarandon/Tim Robbins o Demi Moore/Ashton Kutcher me venían mil preguntas a la cabeza -¿cómo surgió la atracción? ¿cómo solventan las diferencias? ¿las solventan... o las padecen?-. Por otro lado, las parejas de famosos cuentan con una  de permisividad especial a nivel social. Estamos acostumbrados a sus excentricidades, a sus rarezas, y en cierto modo, las esperamos. Es como si formaran parte de “ser famoso”.. pero ¿qué pasaría si en vez de Demi, se tratara de tu vecina del cuarto? O de tu hermana. ¿Y si el hombre en cuestión fuera alguien de quien tú llevas enamorada toda la vida? Vi el potencial de la historia y me atrapó. Tenía que escribirla.   

  • L.R.: ¿Por qué se te ocurrió que Dakota sea 11 años menor que Tess, es algo que no se ve mucho en las novelas, se ve en pocas, qué te inspiró que haya tanta diferencia de edad entre ambos?
  • P.S.: Escribir contemporánea es para mí una forma de indagar, a través de un argumento de ficción, sobre cuestiones que me interesan, y la diferencia de edad en la pareja me parece todo un tema, independientemente de quién sea mayor que quién. En nuestra sociedad, si la mayor es “ella”, los obstáculos son aún mayores. A nivel personal, siempre he tenido la sensación de que las grandes diferencias -10 años o más- son insalvables, o como mínimo, muy difíciles de superar, pero sabes de casos que han conseguido salir adelante, y le sigues dando vueltas al tema, preguntándote “¿cómo sería enamorarse de alguien tan joven?”... Al final decidí que, ya que no tenía previsto vivir la experiencia en carne propia, lo más cercano era escribirla.  

  • L.R.: ¿Creíste que en algún momento esta diferencia de edad podía jugar en tu contra, quiero decir que habría lectoras que no les gustara que Dakota sea tantos años menor? Aunque en mi opinión, esa diferencia de edad, y esas formas de ser tan diferentes entre ambos hizo que esta historia fuera perfecta.
  • P.S.: No. Me preocupaban más sus modales que su juventud ;)

  • L.R.: ¿Creíste en algún momento que el término "bollito" podía causar tanta sensación?
  • P.S.: Realmente, lo que nunca imaginé fue que Dakota pudiera llegar a calar tan hondo en las lectoras... ¡Ya tiene su propio club de fans en Facebook! Es más conocido que yo, que lo he creado jajaja. Pero una vez que eso sucedió, una vez que consiguió robarles el corazón, sobrevino una especie de efecto dominó -¡el llamado efecto Dakota!-: todo lo que hace, dice, o caracteriza al personaje contribuye a alimentar el mito en torno a él. ¡Es mágico... y al mismo tiempo, increíble!

  • L.R.: Y una pregunta que nos hacemos todas, ¿Habrá continuación de Princesa?
  • P.S.: ¡No podía faltar la pregunta del millón! Jajaja... Podría responder lo mismo que vengo diciendo desde hace tiempo; “mis labios están sellados”. Después de todo, si algo se sabe de mí es que soy la reserva elevada a la enésima potencia: ni me gusta hablar de mí, ni mucho menos, de mis proyectos. (Eres un sol, Claudia, pero tus preguntas me están haciendo sudar tinta china, ¡que lo sepas!) Y encima, me pierden las sorpresas, ¡las disfruto como una niña pequeña! 
    Sin embargo, soy muy consciente del interés que este tema suscita entre las lectoras de Princesa y, de verdad, me siento tan halagada y tan, tan, tan agradecida por eso, que he llegado a un compromiso conmigo misma. Algo así como un punto intermedio entre lo que queréis oír y lo que puedo decir sin que mi lado reservado empiece a subirse por las paredes.
    Recapitulando...
    ¿Habrá continuación de Princesa?
    Respuesta corta: sí.

Les dejo la crítica del libro Princesa



Deja tu comentario...

Volver atrás